El que Tube ReTube

Con esta versión de refrán 2.0 os introduzco en uno de mis sitios favoritos: Youtube. Ese bucle infinito de vídeos en el que, si no te das cuenta, te quedas atrapado en pijama.
Todos hemos buscado, compartido, incluso hasta subido un vídeo de Youtube. Gatos, bebés, el tío del látigo de Informe Semanal… Todos sabemos de qué hablamos.

Pero… ¿Qué hay de ese submundo llamado Youtubers?

Si me dijesen “defínelo en una frase” os diría: Del ocio al negocio. Y es que si algo tienen en común estos Youtubers es que comenzaron por ocio/aburrimiento y han terminado teniendo un auténtico negocio.

Como en todo, tiendo a mirar hacia fuera (EEUU/UK) así que toda mi especialización en el mundo del Tube es en habla inglesa.

Lo primero… ingredientes en común: Juventud, una habitación + background, un saludo energético y un adiós característico.

Véase a Mr Ben Brown edited by moi

¿Lo siguiente? Como en cualquier empleo, la importancia del networking. Es decir, crear una red de colegas, en este caso más bien coleguis, con los que crear iniciativas y sobre todo contenido.

La autogeneración de contenido que tanto ha utilizado Telecinco, es el modelo que siguen muchos de estos youtubers. De ahí nacen tag videos como: TMI = Too much information, What’s in my purse (edición Beauty vlogers) o el clásico draw my life.

Un dato curioso, casi todos los Youtubes han hecho home schooling y han sido víctimas del bulling… ¡Qué coincidencia que crecieron y se convirtieron todos en gente que da tan bien en cámara!

Un canal de autopromoción

Los diseñadores de Youtube dieron en el clavo al llamar a ese “espacio” que proporcionan CANAL. Literalmente es una vía a través de la cual conectar con una audiencia y promocionarse.
Ya quisieran muchos otros canales (de televisión) tener la capacidad de publicitar promocionar marcas de una manera tan eficaz.

¿Cuál es la diferencia?
Que Matías Prats te diga que te está buscando, da miedete. Que una chica desde su habitación te diga que la última base de maquillaje de Cover Girl funciona… ¡Funciona!
Y es que todo se reduce a la confianza. In Youtube we trust.

Y esto las marcas se lo han aprendido muy bien. Así, vemos a Beauty gurús en el front row del desfile de Buberry en Londres, Youtubers vendiendo libros como churros o vlogs desde resorts en Dubai.

Y es que a medida que han ido creciendo en suscriptores, visualizaciones y seudo patrocinios, la calidad de los vídeos y su alcance ha ido subiendo como la espuma.
En muchas ocasiones cuesta creer que esos vídeos hayan sido rodados sin salir de casa y son un gran ejemplo de creatividad audiovisual.

Y llega el momento en el que empezamos a dejar de llamarles Youtubers y empezamos a llamarles Content Creators. Porque son eso, creadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s